Cadete





jueves, 3 de agosto de 2017

La gente es extraña

Lagente como sujeto político. Segundo bloque de La otra.-radio para escuchar clickeando acá 



People are strange, dice Jim Morrison. Suele traducirse como "la gente es rara", "la gente es extraña". Gran canción, pero people en inglés también se usa para referirse al pueblo. No creo que sea este el caso. Lennon hizo un tema que se llamaba "Power to the people" en su etapa más politizada en NY. Estaba diciendo "el poder al pueblo", una consigna política. Pueblo es un término controversial en la jerga política. Depende. Hay quienes se niegan a usarlo como categoría política. la izquierda más clasista habla de la clase obrera o de los trabajadores. Pero el pueblo es más abarcativo. No tanto como para significar todos los habitantes de un país. La categoría de pueblo excluye de sí a un sector: no se define por su pureza (el pueblo es heterogéneo, designa a un conjunto impuro, al contrario de "clase obrera", que postula una identidad pura). Incluso hay libros de cine dedicados a postular que el pueblo ya no existe. Sí, libros de cine.

La gente es extraña.

¿O sería mejor buscar otra palabra para traducir a Morrison?

Alejandro Brain, que había escuchado nuestra charla con el Inye Sbariggi sobre Cristina ("La subestimaron") y también había leído a los columnistas del domingo, me dice que escuchó que la gente tiene tiene miedo de que Cristina gane. Y si sale primera en las PASO, todos los que no la voten en agosto van a votar al segundo para que no gane en octubre. Esa tesis es de varios, no sé quién la cree, creo que con un poco de ganas y bastante despiste la repiten los cosos del Evítala, que cometieron el error de la historia de los movimientos sociales al coquetear con Carolina Stanley y jugar contra Cristina. Ahora los cosos del Evítala se esfuerzan en creer que "la gente"que no vota a Cristina (piso alto, techo bajo, según los columnistas que mandaron al Evítala a jugar contra Pitrola por el quinto puesto en la provincia), en octubre va a votar al segundo.

Verbigracia: si Cristina tiene 33 puntos, hay 67 puntos de gente que le tiene miedo y no quiere que gane: si Cristina tiene 35, hay 65 puntos de gente que está en contra de ella. Si Cristina tiene 40, el 60 de la gente no la quiere. Esta aritmética es un poco elemental para interpretar el magma escurridizo de la política. ¿Qué diremos de Bullrich? ¿Que el 73% de la gente no lo quiere? ¿Y de macri en Nación? Si saca un 33 en el país, ¿hay un 67 que quiere que se vaya?

Usar "la gente" como denominación de un sujeto político lleva a estas pavadas. "La gente tiene miedo de que gane Cristina".  La postulación de una sustancia "gente" que piensa, quiere, teme al mismo tiempo toda igual todo el tiempo. Aconsejaría, si hablamos de política, no hablar de la gente. Gente es una revista muy setentista, que puso a Susana Giménez 1857 veces en la tapa. La gente es extraña cuando sos un extraño.

Las mujeres son unas turras cuando no te dan bola, te perdés en la calle cuando estás mal. Cuando sos un extraño las caras emergen de la lluvia, nadie recuerda tu nombre cuando sos un extraño. Las caras parecen horribles cuando estás solo.

Nadie recuerda tu nombre cuando sos un extraño.


De estas cosas estuvimos hablando en el segundo bloque del domingo pasado en La otra.-radio. Lo pueden escuchar clickeando acá.