Foto: Nadia Albarracin


miércoles, 22 de noviembre de 2017

San Fernando: un cana golpea a un viejo indigente ante la mirada indiferente de los otros (La Imagen Argentina)


Me invitaron a participar en unas jornadas tituladas "La imagen argentina" que se centrarán en la historia y el presente del cine nacional, los desafíos que se abren al audiovisual local, teniendo probablemente en cuenta las nuevas políticas de (des)financiamiento de la producción independiente que emprendió el actual régimen neoliberal, y que también tratarán de pensar en la revolución tecnológica producida en el mundo que hoy permite registrar y difundir contenidos audiovisuales con una facilidad no imaginada hace pocos años.

La invitación me honra, soy egresado del ENERC y me interesa tener una intervención (que estoy preparando) en ese debate.

En los últimos meses me topo con la imagen argentina no tanto cuando voy al cine, sino navegando en las redes sociales. Alguien sube este episodio ocurrido en un hospital de San Fernando. No conozco a quien registró estas imágenes. 

Un pitufo (así es como en el conurbano se nombra con una mezcla de miedo y desprecio a los agentes de las policías locales) castiga miserablemente a un anciano indigente que está durmiendo en los pasillos de un hospital. No sé si hace falta usar la palabra "miserablemente" porque es redundante ver el registro y recurrir a ese adverbio.



Sí sé que este modelo de lazo social se viene fomentando desde la cúspide del estado macrista. Y también sé que esta saña contra los más débiles no apareció de la nada, que viene siendo preparada por los dispositivos del sistema que nos sujeta desde hace varios años. También estoy convencido de que no se trata solo de un fenómeno local.

Saber todo esto no evita que al ver estas imágenes se me revuelva el estómago.

El autor desconocido de las imágenes describe: "Esto fue en el hospital de San Fernando 😡😠 Pitufo hdp no ves que no tiene donde dormi puto metete con los chorros los tranzas los violines hdp la reconcha de tu madre puede ser tu papá Ortiva de mierda y la otra forra Tamb".

Otro usuario de facebook dice: "Q hijo de puta ese gato estaba en la puerta de guardia cuando yo lo lleve a mi vecino se me iso el polenta le dije q se pare de mano en la calle y se metio para adentro diciéndome un par de cosas y ahora veo esto esta para romperle bien la cabeza al loro ese".

Y otro: "Esta para casarlo en la calle y darle una buena paliza por gato y la Conchuda esa se ve q ya no puede agarrar ni una chota q viene a agarrarle las cosas al abuelo la justicia no existe para nada".

Y otro: "Si a los dos ai q agarrar y verduguiarlos para que vean q se siente tirarlo en el piso y revomiarles las pókitas cosas que tiene el pobre abuelito 😢 son re Sarpado y re atrevidos 😡😠".

El último usa la palabra "verduguiar", que casualmente yo había usado en otro intercambio en facebook, por lo cual fui burlado.

No es la única imagen de esta especie que vi en condiciones similares en los últimos días. 

El domingo subí una imagen tomada por otro celular donde se ve la brutalidad de la policía local de Turdera contra un pibe de segundo año de secundaria. Cuando la compartí en una página de la carrera de diseño de imagen y sonido de UBA, un estudiante dijo que le gustaría saber el contexto en el que la cana le pegaba al pibe: qué habría hecho antes el chico, para decidir si la imagen del cana pegándole podría justificarse. 

Los que tenemos ciertos años recordamos la época cuando aún no se podía filmar con un celular pero se instalaron algunas frases que repetían las buenas gentes frente a las operaciones nocturnas de las patotas del terrorismo de estado que todo el mundo conocía y la mayoría callaba . Decían: "por algo será", "yo no tengo nada que temer, porque no ando en nada raro", "algo habrán hecho". Creo que no estoy descubriendo nada que no se sepa mucho, salvo tal vez para el grupo de estudiantes de diseño de imagen y sonido que querían saber si la violencia de los canas de Turdera podía estar justificada. Sin saberlo, estos estudiantes de diseño de imagen y sonido -nótese, presuntos futuros cineastas- querían reponer el contexto. Hasta me reprocharon que quería atacar a la policía sin mostrar el motivo de sus acciones y se quejaron porque la página de la FADU no es un lugar para hacer política. No sabían que estaban siendo hablados por la historia del terror de estado que en ellos persiste.

Por alguna razón esto que viene pasando todavía no se ve en las pantallas de cine. Pero los registros quedan y es posible que en el futuro (cuando será ya tarde) formen parte de alguna película. En los últimos años vi una película que sí supo captar en tiempo real lo que está sucediendo en esta época: se llama La hora del lobo.


La Hora del Lobo from Ideas por Rosca on Vimeo.

Un mediometraje realizado por Natalia Ferreyra en el marco del Posgrado en Documental Contemporáneo de la Universidad Nacional de Córdoba, basado en los sucesos ocurridos en una noche de 2013 en la que la policía cordobesa dejó a la ciudad liberada mientras promovía supuestos saqueos con un propósito desestabilizador. La película no trata directamente de la sedición policial ni de los saqueos sino de la reacción de la comunidad que reside en el barrio Nueva Córdoba, estudiantes universitarios que esa noche decidieron salir a ejercer el control territorial con la violencia de una horda primitiva. Jóvenes ilustrados transformados por su odio a los pobres en una manada feroz. Los registros en los que se basa La hora del lobo fueron extraídos de youtube: filmados por los propios ejecutores, con sus celulares o cámaras digitales. En su noche de furia salieron a cazar a otros muchachos que pasaban por el barrio en motos, cuyo aspecto físico y vestimenta los inscribía en el estereotipo que antes los medios habían delineado como "motochorros". Los universitarios de Nueva Córdoba no se defendían de delitos efectivos, sino atacaban preventivamente a pibes sospechosos por el color de su piel o por su ropa. Pequeñoburgueses asustados por sus propios fantasmas de clase, cazando negritos. El fascismo, seguramente.

En estas cosas pensé cuando vi la imagen del pitufo maltrando a un viejo que podría ser su abuelo.

¿Dónde, si no acá, está la imagen argentina? ¿Qué película podrá contarlo mejor?

Estas preguntas se abren para lados distintos: el cine está llegando tarde o no tiene ojos para lo que ahora está pasando en los pasillos de hospitales, las plazas del conurbano o en los barrios de jóvenes universitarios de clase media blanca cordobesa. Las imágenes están disponibles, las cámaras las están registrando pero, con la excepción de La hora del lobo no vi otra película que saque a la luz la imagen argentina como estas. Esto es posible por la increíble facilidad para registrar acontecimientos audiovisuales, pero también porque el cine no ha podido salirse de su adn burgués. Cuando los estudiantes de cine ven algo así se preguntan qué habrán hecho el pibe o el viejo para merecer el castigo. Hay un punto ciego que hace que no estemos viendo lo que vemos.

Lo que vemos es a un tipo que labura de cana y le pega un viejo que está apenas unos grados más abajo que él en su escala social. El pitufo debe tener un sueldo de mierda, pero seguro tiene una vida de mierda: solo así puede explicarse lo que hace. Está a la vista de todos y ya ni siquiera nos escandaliza.

martes, 21 de noviembre de 2017

La reforma laboral acordada por el Triunvigato es mala para los trabajadores por donde se la mire: solo con movilización popular se la frena

Habla el presidente de la Asociación de Abogados y Abogadas Laboralistas en La otra.-radio - Escuchar acá 



El domingo pasado en La otra entrevistamos a Matías Cremonte, presidente de la Asociación de Abogados y Abogadas Laboralistas de la Argentina.

Matías Cremonte: "Fue notorio que macri le dedicó todo el año muchos discursos a atacar a los abogados laboralistas, pero también a la justicia del trabajo; incluso fue más fuerte con la justicia porque no deja de ser un poder del estado y macri ha dicho: "los jueces tienen que fallar también para otro lado, no siempre para los trabajadores, los jueces tienen que cambiar o vamos a cambiar a los jueces...". Y a más de un juez laboral le han pedido juicio político, se iniciaron trámites para removerlos, por lo que dijeron en sus sentencias que no les gustó, no por mal desempeño [sino por falllar a favor de los trabajadores]. También este fue un año muy marcado por un intervencionismo  en los sindicatos por el ministerio de trabajo. Así que esto de que le peguen a los abogados laboralistas, a los jueces, que intervengan a los sindicatos, todo unido, en realidad lo que revela es un ataque a todo tipo de representación de los trabajadores, de la acción colectiva como superadora de la acción individual. Macri no deja de ser un empresario y quiere realizar el sueño del empresario de relacionarse directamente con el trabajador [aislado] y no tener que pasar por el medio con todas esas representaciones que hacen que sean un poco más fuerte. Gobierno de empresarios que gobierna para empresarios, de eso no hay duda, pero en este tema se exacerba, porque tiene que ver con este odio a haber tenido como empresario juicios laborales en contra. Tanto discurso cargado de la industria del juicio, de la mafia, además de esta característica personal patológica también tiene esa intencionalidad política para instalar en la opinión pública la idea de que hay que modificar la legislación laboral que es rígida, todas las políticas que vienen después y realmente perjudican a los trabajadores, sustentadas en una idea de que el problema es la representación. 

- El problema desde la óptica de este gobierno de empresarios es de que habría un "exceso" de privilegios en favor de los trabajadores y eso es lo que vienen a corregir.

- Es que eso es el liberalismo. Tenemos la palabra muy adquirida, el "neoliberalismo" y esa caracterización está bien, pero porque el neoliberalismo es una vuelta al liberalismo, el siglo xix, el capitualismo industrial naciente, donde el trabajo era una mercancía más, empresarios y trabajadores son lo mismo, desconociendo que está más desprotegido el trabajador, se trata de una relación asimétrica, tiene que tener una capacidad más allá de la que le da su propia capacidad de negociación individual, la única forma de crecer como humanidad es que la sociedad sea más justa, una serie de premisas que ya no se discutían y ahora se vuelven a poner en discusión.

- En Francia se está discutiendo ahora una reforma laboral muy similar a esta.

- Vos fijate que ahora el proyecto de ley de la reforma laboral de macri fue modificado y el que ingresó al senado no es el mismo que el inicial. Y una de las cuestiones ideológicas de fondo era una frase que tenía el proyecto, que como fundamento de las reformas hablaba de liberar las fuerzas de la producción y del trabajo. Para nosotros era muy llamativa porque era una frase que usó Martínez de Hoz literalmente. Y es la misma frase que utilizó Macron para el proyecto de flexibilización que acaba de presentar en Francia y afortunadamente el movimiento obrero francés está resistiendo con movilizaciones en la calle.

- Hay como una especie de neblina alrededor del proyecto, porque no hay una comunicación oficial precisa de lo que se plantea y el Triunvirato que maneja hoy la CGT tampoco comunicó oficialmente qué es lo que acordó. ¿Vos sabés exactamente en qué consiste el proyecto que quedó? 

- El poder ejecutivo lo ingresó en la madrugada del sábado, ya tiene ingreso oficial al senado y todas las incógnitas de cómo había quedado ya están a la luz. Es un proyecto que, si uno lo compara con el primer borrador, es mejor.

- Esa es una táctica del macrismo, que después de presentarte unas reformas espantosas modifica algo y quedan unas reformas solamente horrible, bajando un escalón.

- Sí. Pero además no plantea ninguna dicotomía según la cual desde una perspectiva se podría presentar como una buena ley para los trabajadores. Acá nadie puede decir que es una buena ley porque todo lo que se propone en la reforma de contrato de trabajo es una quita de derechos. Entonces lo que se propone es que esta es la forma de que vengan las inversiones y después crezca el empleo. Pero hay que hacer un sacrificio, no hay discusión de que lo que se propone es malo y cualquier trabajador va a estar peor si se aprueba la ley de lo que está ahora. Pero nunca una reforma que restrinja derechos a los trabajadores ha dado buenos resultados, ni en la Argentina ni en el mundo generó empleo. Lo que genera empleo nunca es la legislación laboral sino una política económica. La reforma laboral solo significa que a los sectores empresarios les quieren garantizar de que haciendo lo mismo van a ganar más plata y para eso hay que sacarle plata a los trabajadores. 

- Y si tuvieras que resumir los dos o tres puntos más nocivos para los derechos de los trabajadores, ¿cuáles señalarías?

- Hay un capítulo que reforma la ley de contrato de trabajo. Se ataca el principio de irrenunciabilidad. La ley vigente parte del hecho de que el trabajador es más débil frente al empresario y por más que individualmente renuncie a algún beneficio que tenga, un derecho adquirido, esa renuncia es inválida, porque su voluntad no es libre para renunciar a esos derechos. Ahora, según el proyecto se admitiría que individualmente en su contrato individual renuncie a los beneficios adquiridos. Por otro lado, se le otorga al empleador la posibilidad de dirigir las modalidades del trabajo ya sin restricciones. Si se le ocurre que mañana vos tenés que trabajar de noche, puede hacerlo, a pesar de que el trabajador tiene su vida organizada respecto de esas condiciones. Con la ley hasta ahora vigente, si hubiera un abuso de los empleadores en la imposición de otras condiciones, el trabajador tiene un recurso legal pidiendo que se vuelvan a las condiciones iniciales y, hasta que el juez no resuelve, el empleador no puede cambiar esas condiciones. Ahora se elimina eso. Por un lado, tu renuncia individual a un mejor derecho adquirido empezaría a ser válida y, por otro, si te modifican las condiciones, podés no aceptarlas, pero hasta que ganes el juicio, la única forma de no adpatarte a las condiciones impuestas por la empresa es considerarte despedido, en un contexto de desempleo que tiene un elemento disciplinador en la clase trabajadora, porque la perspectiva de la calle, con un estado que no te garantiza ni siquiera un seguro de desempleo es un condicionante en sí mismo. Y otro aspecto muy grave es lo que tiene que ver con la tercerización. La tercerización es una posibilidad que tienen los empresarios de que algunas actividades que hacen en su empresa la sub-contraten a otra empresa: uno ya lo conoce: empresas de limpieza, el comedor, transporte, mantenimiento. Tienen otro uniforme, pertenecen a otra empresa y a otro sindicato. Y eso genera división, desigualdad. La tercerización es un problema de fondo, que ya existía. Pero con la ley vigente ese trabajador tiene un resguardo de que, en el caso de que  su empresa no le cumpla sus condiciones, el empleador principal, el que se benificia con la tercerización, hoy tiene una responsabilidad, tiene que cumplir con lo que no paga la empresa subcontratante. Este proyecto elimina esa responsabilidad del empleador principal. Así que ese trabajador va camino a una desprotección absoluta. 

- Una última pregunta, ¿a vos te parece que este avance contra los derechos de los trabajadores existe alguna posibilidad de frenarlo solo con recursos legales, pedidos de inconstitucionalidad, o solo se puede frenar con la movilización popular?

- Yo creo que es imprescindible la defensa de los propios afectados, los trabajadores. Para eso se requiere de sus organizaciones, se requiere de la respuesta del movimiento obrero. Los recursos que la propia Constitución prevé, la movilización, la huelga, las peticiones, otras formas de presentarse de manera más directa van a ser imprescindibles. Si eso no ocurre, va a ser difícil que esto no se apruebe, aún siendo una reforma totalmente inconstitucional, que desde el punto de vista jurídico no resiste el menor análisis. Pero hay muchas cosas que son ilegales y que el gobierno termina haciendo. Esto no puede depender solo de jueces ni de abogados. Solo se para con movilización popular.

[Hay más aspectos nocivos en el proyecto de flexibilización que Matías Cremonte menciona en el audio del programa que se puede escuchar completo clickeando acá].

***
Luego de volver a escuchar la entrevista con el presidente de la Asociación de Abogados y Abogadas Laboralistas de la Argentina, me resulta todavía más sorprendente el asentimiento del triunvirato que conduce la CGT para aprobar, en acuerdo con los senadores pichetistas, un proyecto que no tiene un solo rasgo que pueda reivindicarse como ventaja para los trabajadores. Las negociaciones del triunvigato, que lo llevaron a postrarse ante el gobierno, apuntaron a cambiar unos pocos aspectos aún más negativos que contenía el borrador original y que en esta transa quedaron afuera. El apuro por acordar se basa en la coincidencia objetiva entre el gobierno, el triunvigato y los pichetistas por evitar que Cristina, cuando ya esté en sus funciones de senadora, participe del debate.

Pero cualquier comparación con los derechos todavía vigentes de los trabajadores argentinos muestra  que la conducción cegetista negoció que sus representados pierdan un conjunto sustancial de sus derechos adquiridos. ¿Cómo es que esta dirigencia soporta la prueba de su propio espejo en esta defección histórica? Bajo esta perspectiva, cualquier reivindicación de la "unidad" del movimiento obrero, cualquier lamento por la debilidad del sindicalismo es hipócrita, si no admite la deslegitimación de la actual representación gremial. Para que una unidad auténtica del movimiento obrero sea posible, primero la CGT tiene que crujir: no se puede seguir depositando la confianza en los partícipes necesarios de la entrega. 

Es sabido que en la CGT hay una tensión que no estalla aún: son muchos los sectores sindicales que consideran inadmisible la manera en que el triunvigato defraudó su mandato histórico: las CGT regionales, la Corriente Federal, las CTA, los sindicatos de base, los sindicatos conducidos por la izquierda. Entonces no se puede seguir reivindicando una unidad vacía de contenido cuyo resultado efectivo conduce a una continua derrota obrera. Y el parteaguas no pasa ya de ninguna manera por una identidad política peronista, ni siquiera por una "unidad" de la CGT. Los trabajadores tienen que  lograr agrietar esas identidades que hoy los aprisionan más que protegerlos.

Después que hicimos la entrevista a Matías Cremonte se produjdo una significativa novedad: en la sede de la Asociación de Empleados de Farmacia (ADEF) Jorge Di Pasquale, ubicado en Luján, ayer se reunió la Corriente Federal de Trabajadores, con la presencia, entre otros, de Héctor Amichetti (Gráficos), Sergio Palazzo (Bancarios), Horacio Ghilini (Docentes privados), los gremialistas recientemente electos diputados por Unidad Ciudadana Vanesa Siley (Judiciales) y Walter Correa (Curtidores), el secretario general de la CGT Santa Fe Claudio Girardi, Pablo Moyano (Camioneros y secretario gremial de la CGT), Roberto Bonetti (UOM Capital), Antonio Caporale (de la Mesa Agrupaciones Político Sindicales CABA), e invitados especiales como Pablo Moyano (Camioneros, secretario gremial de la CGT), Hugo Yasky (CTA), el conjunto de los gremios aeronáuticos, y el ex canciller Jorge Taiana.

- Amichetti dijo que si se construye adecuadamente, las pretensiones de la oligarquía no pasarán.

- Palazzo dijo que el proyecto debe ser rechazado porque causarán una retracción del mercado interno y un grave daño para los trabajadores activos y pasivos.

- Taiana planteó la necesidad de buscar coincidencias en un programa común para resistir el ataque.

El documento dice:


Acá el breve discurso de Pablo Moyano:



***





También ayer, en el Encuentro de Mujeres Peronistas en Tucumán, Cristina afirmó: "Fui 12 años legisladora nacional hasta asumir como presidenta de todos y todas las argentinas. En esos 12 años me tocó escuchar hablar de reforma laboral y de intentar tratarlas en el parlamento. Los que creen que hoy nos oponemos a la reforma laboral, les quiero recordar que siempre nos hemos opuesto a la reforma laboral, que simplemente quita derechos a los trabajadores. Nos opusimos a la reforma del 98 y después en el año 2000 cuando se quiso hacer la segunda reforma más conocida como la BANELCO, llevada a cabo por la Alianza. Recuerdo los fundamentos de aquella reforma. Se decía que era para aumentar la producción, el trabajo, para hacer descender el trabajo en negro. (...) Sabemos que esas políticas conducen a resultados nefastos. ¿Por qué si en los 90 esas políticas nos hundieron ahora nos van a salvar? En los gobiernos populares las crisis son inminentes, en los gobiernos neoliberales también el bienestar está por llegar, es inminente. Con nosotros nunca llega la crisis y con ellos nunca llega el bienestar. Los argentinos tenemos que discutir hoy un debate serio, abierto y participativo, de cara a la sociedad de las tres reformas que nos están ofreciendo. No queremos tratamientos exprés de las leyes. Faltan apenas 20 días para que se renueven las cámaras legislativas e ingresen los nuevos legisladores en el senado y en la cámara de diputados. ¿Qué es este apuro repentino por tratar todo? Parece que el problema son los jubilados, los trabajadores, los de la AUH. El pueblo quiere saber de qué se trata la reforma previsional, la laboral y la reforma tributaria. Son tres patas del mismo proyecto que apunta a destruir derechos, a quitar derechos y garantías de nuestros trabajadoras y van a afectar la vida de todos ustedes".


***

Volviendo al programa del domingo, tratamos el momentáneo retroceso del macrismo en su proyecto de reglamentación de la Ley Nacional de Salud Mental, gracias a que sectores de la sociedad civil vinculados con la salud y los derechos humanos resistieron ese intento. Aún cuando el ámbito médico está atravesado por intereses corporativos cruzados con los de los laboratorios y los institutos de internación, si estos sectores, con un grado de organización y poder mucho más precario que el de los sindicatos, lograron frenar esa reforma, ¿qué impotencia constitutiva reside en la conducción de la CGT para entregarse tan vergonzosamente, sin defender a los trabajadores?

Ojalá que el Triunvigato, después de esta defección histórica, tenga las horas contadas. Pero eso depende de la movilización de los trabajadores.

El programa completo acá.

domingo, 19 de noviembre de 2017

Vecinos buchones y canas violentos contra los pibes: el devenir invisible del fascismo cotidiano

¿Cómo se da este devenir imperceptible hacia las prácticas fascistas?


Comunicado del Centro de Estudiantes de la Técnica 5:

Repudiamos la violencia institucional ejercida por las fuerzas de seguridad en Lomas de Zamora hacia compañeros del segundo año de secundaria de la E.E.S.T. N 5.

El 16 de noviembre algunos estudiantes de nuestra escuela se encontraban en la plaza San Martín de Turdera esperando el horario de ingreso a educación física. Una mujer dirigió una queja a la policía porque uno de los compañeros pasó cerca de ella con su bicicleta y por esto llegaron efectivos de las policía local y bonaerense.

Ante el intimidamiento de los efectivos hacia nuestros compañeros, ambos se alejaron de la plaza por miedo a que les saquen sus bicicletas o les hagan algún daño, después de los casos de abuso policial que se dieron en el distrito. Luego la policía comienza a perseguir a uno de los pibes, hasta que uno de los uniformados lo golpea con la puerta del patrullero produciéndole una caída y un fuerte golpe en la cabeza. Los efectivos obligan al compañero a decirles su número de documento y este argumenta que no lo recuerda entonces los policías comienzan a golpearle en la cabeza.

Mientras tanto, el otro compañero vuelve a la plaza porque sus amigos tenían sus pertenencias y cuando llega al lugar la Policía lo pone contra un árbol y comienzan a hostigarlo verbalmente con prepotencia y amenazas. Entre dos policías lo agarran poniéndolo contra un árbol y luego tirándolo al piso, doblando sus brazos por la fuerza, sujetándoles las piernas, colocándole la rodilla en la espalda y poniendo las esposas como si fuese un delincuente. Nuestro compañero, tirado en el piso, comenzó a argumentar que es menor de edad y que no pueden llevarlo detenido pero a ninguno de los policías le importó y lo metieron a un patrullero de la bonaerense para llevarlo a la comisaría.

Como hicimos en todas las ocasiones en donde la violencia institucional y el abuso de poder nos golpeó, hoy repudiamos fervientemente el hecho aberrante que llevó a cabo la policía bonaerense y local, y exigimos que el Estado tome cartas en el asunto. El abuso policial corresponde a una forma de concebir a lxs pibxs y a la juventud, no como sujetos de derechos sino como delincuentes.



Postdata de La otra: Hace varios días que sigo pensando en el proceso del devenir fascista de nuestra sociedad, un fenómeno no dictado por las leyes de la naturaleza ni tampoco por la mano invisible del mercado. Es un experimento colectivo propiciado por las clases dominantes en esta fase en la que se quiere introducir a la sociedad argentina de pleno en el estado mundial del reinado del terror y la crueldad de la que hablaba Nietzsche hace más de un siglo cuando anunciaba el advenimiento del nihilismo. 

Nihilismo, Nietzsche, neoliberalismo, vecinos buchones, violencia policial, neofascismo, una escuela de Turdera: a alguno le podría sonar una cadena de elementos distantes y heterogéneos o a un forzamiento de conexión de elementos distintos. Sin embargo, me parece que esa disociación que se pretende efectuar para desligar lo micro de lo macro es una de las características del pensamiento neoliberal que inyecta el terror y la crueldad en la vida cotidiana. La incapacidad del neoliberalismo para pensar la relación entre la macro-economía y la micropolítica  -o la voluntad de desligarlas-tiene raíces en el liberalismo más clásico, que solo ve hechos atómicos donde todos los signos apuntan en una misma dirección: el envilecimiento de los vínculos sociales.

Una auto-degradación lleva a que amplios sectores medios y medios bajos, a pesar de sufrir las consecuencias del ajuste y el verdugueo social, se entreguen a una crueldad que fomenta su propia ruina. Repito, porque la pregunta requiere instalarse: ¿Cómo se da este devenir imperceptible de las prácticas fascistas? ¿Cuándo nos "olvidamos" de la atmósfera cotidiana de la dictadura?

Quizás mejor que leer a José Natanson sea escuchar a Andrés Calamaro para entender qué es lo que realmente pasa.


La sociedad civil logró frenar el intento macrista de adulterar la Ley Nacional de Salud Mental

El fascismo de la evidencia científica: hoy a la medianoche en @RadioGrafica893


Ilustración: Carmen Cuervo

La semana pasada comentábamos acá que el régimen neoliberal se instala entre nosotros con consecuencias nocivas para los vínculos sociales y la vida anímica de la población, proceso que se lleva a cabo por medio de una prédica psicotizante de los medios de estupor masivo (estamos expuestos sistemáticamente a mensajes de violencia perturbadora), la intimidación de fuerzas represivas que volvieron a criminalizar la vida cotidiana, la persecución de los sujetos críticos, la supresión de las garantías jurídicas, la inestabilidad laboral y la humillación continua de las clases dominantes contra los sectores más desprotegidos. Una auto-degradación lleva a que amplios sectores medios y medios bajos, a pesar de sufrir las consecuencias del ajuste y el verdugueo social, se entreguen a una crueldad que fomenta su propia ruina. ¿Cómo se da este devenir imperceptible de las prácticas fascistas? ¿Cuándo nos "olvidamos" de la atmósfera cotidiana de la dictadura?

En este contexto, el oficialismo lanzó hace unos días un globo de ensayo contra la actual Ley de Salud Mental, dejando trascender el borrador de un decreto reglamentario que contradecía el espíritu de la ley. Como sucede muchas veces, el macrismo tantea para imponer sus políticas retrógradas  y avanza hasta encontrarse con alguna resistencia fuerte de la sociedad civil, lo que nunca asegura que dentro de un tiempo no lo vuelvan a intentar bajo otro envoltorio o en circunstancias en las que pase desapercibido. Esta contramarcha deja también otra enseñanza: el estado perseguidor logró precarizar nuestras existencias en la medida en que una parte de la sociedad no se resistió, mientras que, como sucedió ante la reacción de los organismos de DDHH contra el fallo del 2 x 1 en favor de los genocidas, el régimen puede encontrar límites cuando esas resistencias aparecen.

Esta vez se logró frenar el intento y así se narra desde dos puntos de vista:

Pudimos pararlo hoy por hoy, breve crónica de un proceso participativo

por Alicia Stolkiner (Profesora de Salud Mental de Psicología de la UBA)

La semana pasada circuló un proyecto de decreto reglamentario para la Ley Nacional de Salud Mental que reemplazaría el vigente y que, al hacerlo, modificaba aspectos sustanciales y de fundamentos de la mencionada ley. El proyecto tenía fecha del 15 de septiembre pero, según circuló. estaría siendo elevado para la firma presidencial.

Hubo una rápida y numerosa respuesta de distintas entidades y actores que se inicició con una declaración del CELS que firmaron muchas entidades, pero luego siguió y sigue con otras. Entre ellas federaciones y colegios de profesionales de la salud mental, órganos de revisión provinciales, instituciones clínicas, etc. Cuando corría el rumor de que la firma era inminente, circuló la información de que la corporación de abogados también había objetado el borrador del decreto reglamentario, un nuevo actor surgido del ejercicio mismo de la ley. Dos organizaciones adhirieron al nuevo decreto reglamentario: la AAP Asociación Argentina de Psiquiatras y APSA Asociación de Psiquiatras Argentinos. Ayer [por el jueves] hubo una nutrida conferencia de prensa en el Congreso objetando el nuevo decreto.

A las 16,40 de ayer [por el jueves], Clarín puso en la web una nota titulada "Polémica por un decreto que modificaría la ley de salud mental", donde se informa que hay más de 50 organizaciones que firmaron su descuerdo y se cita una entrevista que le realizaron a Alberto Timboli, actual presidente de la Federación Mundial de Salud Mental, en la que se afirma que la ley [la que tiene vigencia actualmente] es considerada la mejor del mundo.

En esa misma nota narran que estuvieron siete horas tratando sin éxito de comunicarse con el Director Nacional de Salud Mental, y que finalmente recibieron un mail del Ministerio de Salud en el que se aclara que el borrador que circuló no es definitivo, que están trabajando en ello y que se harán rondas de consulta luego de que, esta semana, cambien las autoridades del Ministerio.

Se deduce del mail que el borrador era absolutamente cierto (para aquellos que pedían esta certeza) y que el nivel de movilización que se produjo tuvo efecto. Agregaríamos que las objeciones de una corporación como la de abogados no deben ser de despreciar. Ahora corresponde mantener la defensa de los aspectos nodales de la ley y el debate, el escenario está planteado.

***

El abogado especializado en Discapacidad y Derechos Humanos Claudio F. A. Espósito escribió:

EL ESTADO ARGENTINO CEDE ANTE LA PRESIÓN DE LA SOCIEDAD CIVIL. 
Suspensión del tratamiento del proyecto de Reglamentación de la ley 26.657 
Ley de Salud Mental.

Celebramos que, por la gestión de Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) y de distintos actores nacionales e internacionales que trabajaron desde distintos espacios y estrategias mancomunadas, se haya suspendido la firma de la propuesta de reglamentación de la ley de Salud Mental que retrocedía en el ejercicio de los DDHH de las personas con discapacidad mental, intelectual y adicciones, y limitaba el ejercicio de la profesión de abogado/a.

Si bien la noticia es alentadora, porque el gobierno dio marcha atrás por ahora en consolidar sus prejuicios y estereotipos nocivos en detrimento de la violación de los DDHH, demostrando que no está a la altura de las circunstancias y que su paso por la administración pública será en el silencio del suspiro de su mediocridad, las OSC, y en especial aquellas que nuclean a usuarios, familiares, y en este caso abogados/as debemos buscar distintas estrategias participar del proceso de reglamentación, para que nuestras voces sean oídas y escuchadas.

Tuvimos idea de lo que los que no saben pueden hacer. Corresponde ahora a todos/as promover que no se vuelva a repetir.

Claudio FA Esposito

Uno de los puntos más llamativos del proyecto momentáneamente archivado es su recurrencia a la idea de una "evidencia científica" en el tratamiento de los problemas psicológicos. La reiterada alusión a este concepto tan opaco muestra el grado de penetración y peligrosidad que el modelo positivista aún tiene en nuestra sociedad. ¿De qué evidencia científica se habla cuando se trata de naturalizar la opresión? Solo desde una mezcla de profunda ignorancia epistemológica y mala fe se puede depositar tal poder en una presunta evidencia científica.

En el programa de esta medianoche de La otra.-radio (0:00 hs. del lunes, FM 89,3, Radio Gráfica, online acá o acá) vamos a seguir indagando sobre el tema

sábado, 18 de noviembre de 2017

Carta de Milagro / Asamblea de mujeres en Jujuy

Desde el penal de Alto Comedero




***

A propósito de Milagro, aprovecho para comunicar esta convocatoria

9 diciembre: Asamblea de mujeres en Jujuy por la libertad de lxs presxs políticxs

Bajo el lema Jallalla Mujeres, el próximo 9 de diciembre se realizara en Jujuy una asamblea de mujeres por la libertad de lxs presxs politicxs, contra la persecución política, el cepo mediático y judicial y contra la vulneración de los principios democráticos.

La asamblea concretará el compromiso asumido en el 32°Encuentro Nacional de Mujeres que se desarrolló en Chaco a mediados de octubre. En efecto, el comienzo de ese Encuentro coincidió con el traslado violento de Milagro Sala de la falsa prisión domiciliaria, que cumplía desde el 30 de agosto en un inmueble de El Carmen, de regreso al penal de Alto Comedero donde está detenida desde el 16 de enero de 2016. De una asamblea celebrada en pleno Encuentro del Chaco surgió la iniciativa de una jornada militante de mujeres en Jujuy.

La jornada reunirá a mujeres de diferentes organizaciones políticas, sociales, sindicales, estudiantiles, del colectivo Ni una menos y del Comité por la libertad de Milagro Sala procedentes de todo el país, unificadas más allá de sus diferencias, por el reclamo de libertad a lxs presxs politicxs y su oposición al uso del poder judicial para la persecución política y a todas las formas de vulneración de la democracia a la que asistimos.

Desde la detención ilegal de Milagro Sala en enero de 2016, dijimos que todxs estamos en libertad condicional, y vemos extenderse los procedimientos judiciales irregulares contra opositores políticos y contra reclamos sociales legítimos. Queremos vivir en una democracia donde se escuchen todas las voces y se salvaguarden los derechos de todxs.

Libertad a lxs presxs politicxs.
Con presxs politicxs no hay democracia.


Estas bestias gobiernan como si no fuera a haber año que viene


Hasta parecería propio de la lógica del neocapitalismo guardar aunque sea un mal para hacer en el futuro, no pretender destruir una comunidad entera en pocos meses, no hacer que la vida se vuelva repentinamente invivible. Pero estos están produciendo efectos objetivos y subjetivos que tienden al envilecimiento colectivo: volver a los sádicos más sádicos, a los imbéciles más imbéciles y a los valientes tratar de infundirles cobardía. 

Esto es algo que no estoy entendiendo del macrismo. Hasta el capitalismo norteamericano necesita, creo, visto desde acá, generar una sensación de bonhomía o algo que se le parezca. El macrismo se parece más al nazismo en que es una apuesta a que aflore lo peor de una comunidad y aplaste con desprecio todo retoño amoroso. 

La necesidad de instaurar una república de Saló en 120 días no sé si es la combinación contingente de dos o tres burgueses profundamente resentidos como macri y magnetto con una voluntad de poder desbordante, como salidos de una pesadilla pasoliniana, o una necesidad estructural del capitalismo. 

Capaz que tienen razón Rodríguez y Schmid y el zonzo soy yo. 

Tenemos que atravesar unos meses todavía para entender esta lógica. Mi serenidad (la poca que tengo) se basa en que este pueblo aún no se dio por vencido ni se entregó totalmente al mal. Veremos.